Apoderadas del Taller de Artes se lucen con sus creativas pinturas

  • Para ellas cada clase es un desafío y, a la vez, un momento para compartir como si estuviesen en el living de su casa. Esperan con ansias este día, pues aman y disfrutan lo que hacen.

Una de las maneras de expresar sus ideas y sus emociones, es por medio de colores, formas y una gran cantidad de tonalidades que hacen de sus pinturas un lenguaje único y resplandeciente. Retratos, paisajes y animales son parte de esa asombrosa mezcla de colores. Así lo describen las apoderadas del Taller de Artes Aplicadas, dirigido por nuestra querida profesora, Flavia Vergara Montecinos.

Cada martes, a las 17.30 horas, las doce mujeres que integran el Taller de Artes, se reúnen para aprender diferentes estilos y técnicas asociadas a la pintura en óleo. Es en este espacio de intimidad donde la inspiración nace con tan solo mirar los colores, las pinturas y cada uno de los cuadros, grabados y flores que decoran la maravillosa sala de arte de nuestro colegio.

Con su paleta y pincel en mano descubren secretos, degradados y fundidos; combinan y mezclan colores, texturas y trazos. Se puede notar perfectamente la delicadeza con la que trabajan; cada detalle es minuciosamente pensado, aunque también se dejan llevar por sus recuerdos, experiencias y emociones. Para lograr el cuadro perfecto, cuentan que seleccionan una imagen y reproducen tal cual la figura, proporción, incluso, el formato de aquella fotografía. Si bien esta maravillosa técnica les ayuda bastante en su proceso artístico, su vigorosa creatividad, sumado a su envidiable talento, hacen posible que surjan paisajes otoñales, flores, caballos, hasta animales.

La profesora, a cargo del taller y responsable de la iniciativa, Flavia Vergara Montecinos, se emociona al ver el trabajo de sus alumnas, indicando que “ellas vienen con mucho entusiasmo al taller, no están obligadas; entonces, cuando uno está enfocado en un objetivo, siempre lo va a lograr”.

Si bien aprovechan al máximo cada minuto, también existen momentos de camaradería, donde además de compartir un rico café, conversan y comparten sus alegrías, miedos y sueños.  Su miradas y tiernas sonrisas reflejan que aman y disfrutan al ciento por ciento lo que hacen.

Pese a que aún no han podido exponer sus trabajos fuera del colegio, la profesora comenta que “están para presentar sus obras, ya que hay apoderadas que tienen entre dos o tres telas de muy buen formato”.

Una de ellas es María Balcázar Gutiérrez, apoderada del colegio, quien llegó hace algunos años de Puerto Montt con una maleta cargada de sueños y esperanzas. Ya lleva seis años en el taller y nos comenta que “fui la única alumna durante un año, no llegó nadie más (ríe). Yo vine porque estaba con una depresión; entonces, me empezó a hacer muy bien las actividades que realizaba la profesora; es más, ella era como mi psicóloga”.

En tanto, Gloria Concha López, apoderada del colegio, lleva cuatro años participando del Taller de Artes Aplicadas; nos relata que le encanta pintar y, además, todos los años ha sido destacada por el colegio. “Siempre me han gustado las manualidades, he buscado diferentes tipos de técnicas, pero empecé a trabajar con la profesora Flavia y descubrimos que había harto talento que mejorar y potenciar”.

Asimismo, agrega que “la profesora es muy entregada y comprensiva con nosotras, nos comparte sus conocimientos. Llegué sin saber absolutamente nada. Si bien es cierto, el talento lo puedo tener, pero no tengo el ojo crítico ni los estudios de arte”.

Sin duda, las integrantes del taller han encontrado un espacio donde, además de plasmar sus talentos, emociones y más grandes inspiraciones, comparten y expresan sus vivencias con total libertad en cada una de sus obras artísticas.

Por Macarena Agusto

periodismo@colegioamanecersancarlos.cl